13 de octubre de 2009

[Ficción] Cthulhutech "Rough Neck's Chronicles"

[Parte 1] "Visiones"

Alcohol barato, aire viciado, musica que apenas escuchas. Los rostros de tu equipo alrededor tuyo. El nombre del resto de ellos, grabados en esta mesa. Un brindis por ellos. Otro por estar vivos luego de la última misión.
El licor plástico no termina de cocerte el esófago cuando ves esa luz parpadear en el dorso de tu mano y la de tus compañeros. No somos los únicos, muchos más a nuestro alrededor salen corriendo, con las mismas señales en sus dorsos. Todos con la preocupación en el rostro. "Novatos", pienso, mientras termino mi vaso e insto a los demás que terminen sus copas antes de partir. Otra misión. Otro brindis pendiente. Otro deseo que no se agrege otro nombre a esta mesa, y si fuese así, que no sea el mío.

Montado en mi fiel Claymore "Ziper", termino de chequear los sistemas, a la vez que me llega el resumen de la misión en pantalla. Estos casos son poco habituales, ya que veo a casi la totalidad de los Mechs y todos los Engels activándose en el hangar. Las compuertas zumbaron por la presión hidráulica, y el vapor disparado de todas las ventilas proporciono un aspecto algo tétrico, poco habitual. Como si fuese el presagio de un desastre. Los caminos hacia la perdición. Muchos pilotos ya pensaban que estábamos perdidos, sólo estábamos haciendo tiempo adicional, sin percatarnos de que íbamos bajo el marcador. Yo no lo veía así. Era tiempo adicional, y mi equipo estaba dispuesto a ganar, no importando la cantidad de oponentes. Así éramos. Así somos conocidos. "Rough Necks". No guts, no glory, escrito en cada uno de nuestros vehículos.

El indicador de los motores está en verde. Lo último que veo al momento que salgo disparado por el túnel, son mis compañeros, que me siguen con una leve diferencia. El mech nazzadi Tornado, con la "nueva" del grupo, se me adelanta, haciendo un gesto de saludo al pasar junto a mí en el pasillo. Al final, solo se ve el azul del cielo.

Al salir de éste, la pesadilla.

Una ola de calor se siente a traves de la piel de mi Claymore, tal vez es idea mía puesto que es imposible sentir algo desde el exterior. Puede que sea la sangre que se me agolpa en el rostro ante la explosión de un racimo de misiles que despedazan a dos Broadswords. Reviso el radar. Todo mi equipo sigue en línea. Pido reportarse.

"...Joker en línea...carajo, están por todos lados Halo!! Crystal y Backfire están conmigo..."

"Crystal en línea, Halo. Mantengo el fuego de cobertura. Preparo misiles de largo alcance. Estás conmigo Backfire?"

"Backfire en línea, líder. No te preocupes, te tengo cubierta Crystal, cariño. Misiles de largo alcance listos. Blanco asegurado en...eso de al fondo...Halo, que demonios es eso?!?!?!"

"Ely en línea. No he podido salir del muro de contención, sigo atrás tuyo, pero me tomará algunos minutos. Hay dos Cherub rompiendo los escombros."

"Deathwish en la avanzada y en línea jefe. Aquí la cosa se ve muy, pero muy desagradable. Los bichos parecen salir en oleadas!. No parecen detenerse, ni siquiera retroceder. Oh, por Dios!! Avispas!!! Cientos de ellas!!. Creo que empezaremos la contención de mas atrás. Retrocedo a punto seguro."

Veo en mi pantalla una enorme cantidad de puntos rojos acercándose desde el norte. El contador de unidades va en 1.500 y subiendo. Doy órdenes a los Scimatar que disparen apenas tengan visual. Están cubiertos por Joker y su Kopesh. Mando a Deathwish retroceder en su Tornado.

Cargo el láser y activo los pods de misiles. Presiono los mandos al frente y comienzo a correr, saltando los restos de los otros mechs, veo que la mayoría están con las señales de ser atacados por Avispas. Disparo a la nube oscura que se avalanza sobre nosotros. Escucho una explosión sorda a mis espaldas. Las pantallas indican con flechas verdes la aparición de al menos cuatro Engels -uno de ellos el Seraph de Ely- y tres escuadras de Gladius y Crusaders. Han soltado todo lo que tenemos contra la nube de bichos voladores. El cielo se vuelve rojo y anaranjado. Una lluvia de restos metálicos caen incandencentes. La radio se satura con los vítores de los otros soldados.

Los bichos no esperan otra respuesta. Los cielos rojos cambian a azul eléctrico. Plasma ardiendo llueve sobre todo. Todo.

"...Halo!...zzzzttt...no veo a Crystal..zzzztttt..plasma no me deja oir nada!!..."

"sistemas sobrecargados..zzzzttt...veo solo locust...zzzttt...vuelvo a base..."

"A todos los jefes de escuadrón, reubiquen a unidades en perímetro defensivo Bravo-Tango
16 guión 34...repetimos a los jefes de escuadrózzzztt..."

Sin comunicaciones. Las coordenadas eran las de los platos de comunicaciones. Llamo a mi escuadrón. Todos responden, menos Crystal.

No hay tiempo para buscarla. Algunos otros están yendo hacia lo indicado. La mayoría está protegiendo la entrada a Juneau. No deben permitir que ingresen a la ciudad. Un último vistazo y presiono el pedal a fondo....

Continuará---